miércoles, 29 de abril de 2015

ENEMIGOS



La luz se convirtió en oscuridad, como el agua se convierte en hielo con el frío. Y cuando la angustia empezó a vencer a la tenue esperanza obligándola a esconderse, una gran bola de fuego asomó tímidamente por el horizonte,
como el súper héroe que rescata a la doncella en el último minuto. Con sus rayos, los valientes guerreros desenterraron sus últimas fuerzas para hacer frente al temido enemigo, a sabiendas de  que el día estaba de su parte. Armados con sus garras y afiladas estacas de noble madera rehicieron la formación, en frente, con dagas de plata y sus ponzoñosos dientes, se hallaban los letales enemigos dispuestos a luchar hasta convertirse en polvo. Pero sucedió algo que ninguno de los dos inmortales enemigos esperaban, un ruido infernal se escuchó entre los árboles, como cuando Thor golpea su martillo en el cielo, un ejercito sin corazón…







-         Ya, los humanos aparecieron… bla, bla, bla, llevándose todo por delante bla, bla, bla. Ese cuento es un rollo papá. Mejor cuéntame un cuento de hadas. – Protesta el pequeño hombre lobo desde su cama.



Su padre, resignado empieza a contarle otro cuento, con la esperanza de que algún día comprenda que no es un simple cuento, sino que se trata de la historia de sus especies y de la razón por la que deben permanecer escondidos ante la humanidad.

8 comentarios:

  1. quiero el cuento de hadas...

    ResponderEliminar
  2. Tendras que pedirselo al hombre lobo, pero me da a mi que es una historia sangrienta...

    ResponderEliminar
  3. me gusta la sangre....siempre y cuando no sea la mia

    ResponderEliminar
  4. No tiene porque ser sangrienta. Si a los humanos, ejércitos sin corazón, nos gustan los cuentos de hadas que nunca se cumplen, ¿porque a los hombres lobo sangrientos no les puede gustar?

    ResponderEliminar
  5. Ya sabéis, yo siempre llevando la contraria :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ti también te gusta discutir.

      Eliminar
    2. Claaaaaaaaro, si no no tiene gracia

      Eliminar
  6. Ummm podrían gustarles, pero quiza les guste más comerse a las hadas, tienen pinta de ser muy tiernas...

    ResponderEliminar