miércoles, 3 de abril de 2013

UN MOMENTO



Sus dedos me acarician, recorren mi cuerpo, bajan y suben inconscientemente embriagándome con su tacto. Estoy apoyada en el brazo del sofá, me agarra y me coloca sobre sus piernas, siento su calor.
Los nervios recorren su cuerpo, noto la tensión de sus músculos y hace que la intranquilidad se me contagie. Empieza a cantar algo, suena lejano, no presto atención porque se lo que viene a continuación. Me rodea con sus brazos, me raspa con sus uñas y empieza a apretar mis cuerdas, sus movimientos son rítmicos, primero lentos, luego cada vez más rápidos, hasta que finaliza con un eterno roce de las yemas de sus dedos. Termina de cantar y la gente aplaude, se que ya no me va a tocar más,  pero no vuelve a posarme en el suelo, simplemente deja que descanse contra su cuerpo.   

3 comentarios:

  1. ¿Por qué no haber comentado yo este? jajaja!
    le falta algo en el medio, parece que toca cuatro notas y ya esta...nose...
    pero lo demas chulo, nunca se sabe de que hablas hasta despues de unas lineas :-)

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, ya es mediados de mayo jajaja!
    quiero mas!

    ResponderEliminar
  3. Ya sabes como dice el refrán:Poquito a poco hila la vieja el copo.
    Yo habia pensado en una sola canción mas q en cuatro notas...

    ResponderEliminar